Todo lo que necesitas saber sobre Backflush Costing (Contabilidad por desenganche)

Backflush Costing (Backflush Accounting)

En el ámbito de la gestión financiera y la contabilidad de costos, el Backflush Costing, también conocido como Backflush Accounting, es un método utilizado para asignar los costos de producción de manera retroactiva, es decir, después de que un producto se haya completado.

¿Cómo funciona el Backflush Costing?

El Backflush Costing se basa en la premisa de que el cálculo de los costos de producción es más efectivo cuando se realiza al final de un proceso productivo, en lugar de asignar los costos a medida que ocurren.

En este método, los costos se acumulan en una cuenta llamada «contabilidad virtual de producto» hasta que el producto está completamente terminado. Luego, los costos acumulados se asignan a través de una serie de «flushmentos» o movimientos contables.

Características principales del Backflush Costing:

  • Retroactividad: Los costos se asignan después de que se completa el proceso de producción.
  • Reducción de tiempo: Al evitar la asignación de costos durante el proceso, se reduce el tiempo dedicado a contabilizar cada operación individual.
  • Simplificación de la contabilidad: Al eliminar la necesidad de registrar cada costo a medida que ocurre, se simplifica el proceso contable.
  • Enfoque en el resultado: El Backflush Costing permite un enfoque más orientado al resultado final que al detalle de los costos intermedios.

¿Cuáles son las ventajas del Backflush Costing?

El Backflush Costing ofrece varias ventajas en comparación con otros métodos de contabilidad de costos:

  1. Ahorro de tiempo: Al asignar los costos de forma retroactiva, se ahorra tiempo en el proceso contable diario, lo que permite que los recursos se centren en tareas más estratégicas.
  2. Reducción de errores: Al reducir la cantidad de movimientos contables durante el proceso productivo, se minimiza la posibilidad de cometer errores en la asignación de costos.
  3. Mayor precisión en la determinación de los costos: Al asignar los costos al final del proceso, se tiene una visión global y precisa de los costos de producción, lo que facilita la toma de decisiones financieras.
  4. Optimización del inventario: Al conocer los costos totales de producción, se puede llevar un mejor control del inventario y optimizar las decisiones de compra y venta.

Conclusiones

El Backflush Costing es un método utilizado en la contabilidad de costos que asigna los costos de producción de manera retroactiva, al final del proceso productivo. Este enfoque ofrece ventajas como ahorro de tiempo, reducción de errores y mayor precisión en la determinación de costos.

Compartir
Quizás también te interese:   Todo lo que necesitas saber sobre el Permissioned Ledger: definición, ventajas y casos de uso